Aunque el agua en definición es una sustancia líquida sin olor, color ni sabor, los vecinos del sector Sorocaima III denuncian que el vital líquido está llegando a las casas con un olor pestilente y extraño color que va desde amarillento a verduzco.

Aguas-contaminadas

Sonia Bravo, habitante de la calle Santa Rosalía, comentó que desde el año pasado las características del agua que llega a sus hogares no son normales, por lo que le piden a Hidrocentro “que mejoren el servicio porque aparentemente está contaminada, se le forma como una natilla verde o una babaza entre amarilla y verde, además dos días en un recipiente se le pega un mal olor. Ya ha causado sarna en los niños y los propios adultos que no se puede quitar, hasta hervimos el agua para bañarnos pero eso no basta porque hay veces que huele a excremento y hasta a pescado, por lo que no dudamos que sea agua de la laguna que la mandan sin tratar”, aseveró.

Por su parte, Omaira Sosa añadió que las personas cuando se bañan quedan con una piquilla en todo el cuerpo, “porque eso es una nata que se forma en los contenedores de agua. De verdad pedimos que acomoden eso y presten un mejor servicio, porque aunado a eso a veces pasamos hasta una semana sin agua y las pocas veces que llega, viene mala”, apuntó.

Otro vecino preocupado por la situación es Pedro Moreno, quien dijo que muchas veces no hay como bañarse porque aparte de la escasez el agua pareciera que trajera excremento. “Aquí hay niños y muchas personas de la tercera edad, por ello clamamos que atiendan nuestras denuncias y si quieren vengan y le mostramos como sale el agua, porque aunque limpiamos los tanques seguido el sucio en el fondo se puede ver a los pocos días”.

Razón por la cual hacen un llamado a las autoridades para que constate la situación y se tomen los correctivos necesarios, ya que aseveran que todo esto le está trayendo afectaciones a nivel de salud.

OTROS PROBLEMAS

Cabe destacar que los habitantes de la zona denunciaron otras deficiencias como es el servicio eléctrico, pues aseguran que la energía se va a cada rato y por varias horas, ocasionando eventualmente daños en los electrodomésticos. Mientras que el alumbrado público tampoco sirve, lo que incrementa el temor por el alto grado de inseguridad que impera en la zona.

El agua en los tanques incluso tapados toma una consistencia y color extraño, los vecinos tratan de mantener limpios los tanques pero aseguran que les es imposible.En la comunidad también el servicio eléctrico es deficiente

 

NOHANNA MORILLO | elsiglo
fotos | JAVIER TROCÓNIZ

ARTICULOS SIMILARES