Ayer se le dio el último adiós a la niña Alejandra Valentina Perozo, de tan solo tres años de edad, en una escena inmensa dolor que se vivió en la funeraria Nuestra Señora de Guadalupe de La Victoria, donde familiares, vecinos y amigos se reunieron para despedirla.

 

 

sucesos2

 

 

Lisbeth Niño y Ashtly Perozo, padres de la niña, en sus rostros se dejaba ver el dolor que los embarga. En el lugar un gran número de compañeros de trabajo de ambos padres, que laboran en la empresa minera Lomas de Níquel, se mostraban consternados ante la situación.

“Estamos realmente tristes, conmovidos y lamentablemente vivimos en un país donde nos sentimos inseguros al salir a la calle y ellos estaban en el lugar equivocado a la hora equivocada”, expresó Julio Romero, compañero de los padres.

Cabe recordar que la pequeña murió en horas de la mañana del jueves cuando andaba en un vehículo con su abuelo y fue víctima de un aparatoso accidente, luego de que unos antisociales que huían de La Victoria, tras haber asesinado minutos antes a un Teniente Coronel de la GNB, colisionaran contra el carro.

Por su parte, vale indicar que comisiones mixtas de los cuerpos de seguridad, durante un operativo especial tras la captura de los presuntos implicados en la muerte del teniente coronel José Francisco Cedeño De Marco, director de la escuela de la GNB en el estado Cojedes, cayó abatido tras enfrentarse a los funcionarios policiales en el sector El Conde del municipio Revenga.

Se trataba de José Antonio Ortiz Laffon, quien presuntamente figura como el presunto responsable de la muerte del militar y de la niña, cuyos hechos ocurrieron en la mañana del jueves.

Los cuerpos policiales buscan a un segundo individuo implicado en la muerte del castrense y de la menor de edad.

 

 

YASMIRA GUEVARA | elsiglo
fotos | ENRIQUE SILVA