Ahorrar suele ser uno de los objetivos que siempre nos proponemos cada año, cada mes, cada inicio de semana. Sin embargo, se nos hace cuesta arriba, varios factores pueden desviarnos de nuestra meta financiera y hacen que nuestros planes se queden en un simple propósito.

Bolivares

 

Pero lo anterior no debe ser motivo para tirar la toalla y pensar que nunca nos convertiremos en buenos ahorradores, hay algunas estrategias para lograrlo, son pequeños gestos que deberá repetir hasta que se conviertan en una rutina.

A continuación cuatro tips para convertir el ahorro en un hábito:

1. Póngase un objetivo concreto y no muy lejano

Si ahorrar es difícil, hacerlo porque sí, lo es aún más. Por ello, póngase una meta. Tener varios objetivos le hará perder fuerzas, al igual que si fija plazos muy lejanos. Una buena idea es plantearse una meta un poco más sencilla de alcanzar como ahorrar para un viaje.

2. De vez en cuando alimente la culpa

Los estudios muestran que una tercera parte de las personas no revisan el estado su cuenta bancaria cada mes. La mayoría no lo hace para no llevarse disgustos. Sin embargo, el estar pendiente y vigilar el estado de nuestras finanzas no solo nos protegerá del fraude, sino que nos hará ser más conscientes de lo que gastamos. En este caso, la culpa se convierte en un gran factor para ser ahorrador. Así que dele de vez en cuanto a la opción del cajero “Consulta” o verifique frecuentemente su cuentas a través del sistema online.

3. Visualice el futuro

Uno de los principales problemas de las personas que no ahorran es que no conectan sus aspiraciones futuras con el presente. Imagine cómo le gustaría vivir dentro de unos años y cuánto dinero cree que podrá necesitar.

4. Ignore los aumentos de sueldo

En Venezuela suele haber aumentos de sueldo de manera recurrente debido al complicado escenario económico, pero no sería tan mala idea pensar que no ocurren o que recibió un aumento menor.

El profesor Sendhil Mullainathan de la Universidad de Harvard cuenta a la revista Time que un alza salarial le hace entrar en una especie de “shock de la abundancia” que se traduce en ganas de celebrar y de gastar y un entorno económico de alta inflación como el caso venezolano esta actitud no parece ser la mejor opción.

Si le hicieron un reciente ajuste en su salario, trate de imaginar que no lo recibió y destine todo el aumento al ahorro pero si por la realidad económica que vive el país es imposible no tocarlo trate de pensar que recibió menos, es decir, use una parte del incremento para sus necesidades y aparte otra cantidad, aunque sea pequeña, para ahorrarla.

Fuente: Banca y Negocios