Etiquetas Mensajes etiquetados con "Timochenko"

Timochenko

0 290

El líder de las FARC reconoció que será imposible firmar el acuerdo de paz definitivo el 23 marzo para poner fin a más de 50 años de conflicto armado.

<img class="aligncenter size-full wp-image-122280" src="https://i1.wp.com/elsiglo.com.ve/wp-content/uploads/2016/03/FARC.jpg?resize=700%2C433" alt="FARC" srcset="https://i1.wp.com/elsiglo.net.ve/wp-content/uploads/2016/03/FARC.jpg?w=745 745w, https://i1.wp.com/elsiglo.net.ve/wp-content/uploads/2016/03/FARC.jpg?resize=300%2C186 300w, https://i1.wp.com/elsiglo.net viagra vente libre.ve/wp-content/uploads/2016/03/FARC.jpg?resize=700%2C433 700w, https://i1.wp.com/elsiglo.net.ve/wp-content/uploads/2016/03/FARC.jpg?resize=577%2C357 577w” sizes=”(max-width: 700px) 100vw, 700px” data-recalc-dims=”1″ />

El jefe de la FARC Timochenko aseguró que 100% de la guerrilla apoya el proceso de paz, “Le garantizo que 100% están convencidos de que este es el camino acertado”, comentó.

También, reconoció que será imposible firmar el acuerdo de paz definitivo el 23 marzo para poner fin a más de 50 años de conflicto armado.

“Ya habíamos hablado de que era imposible llegar al acuerdo final el 23 de marzo, pero podíamos sacar algo y qué mejor que el cese el fuego bilateral y definitivo” declaró.

Timochenko comentó que están aprovechando este momento para preparar a sus tropas para el fin del conflicto. “Esta etapa la estamos aprovechando para decirles que en la paz tiene cabida todo el mundo y que es mucho más hermoso hacer la paz que la guerra”.

Cabe señalar que el proceso de paz comenzó el noviembre de 2012. Posteriormente, Timochenko se trasladó a Cuba el 23 de septiembre de 2015 para anunciar, junto al presidente colombiano Juan Manuel Santos, el acuerdo de paz que sellaron con un apretón de manos.

Fuente: Últimas Noticias

0 228

Tras superar una crisis que llevó casi a la ruptura de las negociaciones, el Gobierno y las FARC cumplieron tres años sentados en la mesa de La Habana y sus máximos líderes acordaron, con un histórico apretón de manos, firmar el acuerdo definitivo de paz en marzo de 2016.

Santos-y-Timochenko

Fue el 23 de septiembre pasado cuando el presidente Juan Manuel Santos y el máximo jefe de la guerrilla de las FARC, Rodrigo Londoño, alias “Timochenko”, anunciaron la fecha.

“Será el 23 de marzo de 2016. A más tardar ese día estaremos dando un adiós definitivo a la última y más larga guerra de Colombia, y no solo de Colombia sino de toda América”, dijo Santos en La Habana, donde se produjo aquel apretón de manos en un encuentro en el que el cubano Raúl Castro ofició de maestro de ceremonias.

Ese mismo día anunciaron que las partes habían logrado un acuerdo relativo a la justicia que se aplicará una vez firmada la paz, un sistema que buscará sobre todo satisfacer a las víctimas y que debe garantizar verdad, reparación y no repetición.

Para llegar a ese punto el proceso debió pasar antes por momentos difíciles, especialmente a mediados de año cuando un ataque de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en el conflictivo departamento del Cauca acabó con la vida de once militares.

Ese ataque llevó al cese del fuego unilateral de las FARC y también a la suspensión de los bombardeos por parte del Ejército, que los reanudó de inmediato con el resultado de 40 guerrilleros muertos.

Una situación que minó la confianza que habían construido las partes tras casi tres años de negociaciones.

El jefe negociador del Gobierno, Humberto de la Calle, reconoció el 5 de julio que el proceso pasaba por su “peor momento” desde que se iniciaron las conversaciones en La Habana en noviembre de 2012.

Fue la mediación de Cuba y Noruega, países garantes del proceso de paz, lo que llevó a las partes a corregir el rumbo: el 20 de julio la guerrilla declaró un nuevo alto el fuego unilateral, vigente hasta ahora, y el Gobierno respondió con una nueva orden de suspender los bombardeos contra los rebeldes.

Otros avances que se lograron en 2015 fueron el inicio de la retirada de las minas antipersona y la búsqueda de desaparecidos; también el compromiso, por parte de las FARC, de dejar de reclutar a menores, mientras el Gobierno anunció la puesta en libertad de 20 guerrilleros presos.

El apretón de manos de Santos y “Timochenko”, el anuncio de la fecha límite para firmar la paz y el compromiso de poner en marcha una justicia transicional se sumaron a la decisión firme de poner en marcha en breve un alto el fuego definitivo y bilateral.

Santos-y-Timochenko2

Santos dijo que podría iniciarse el 1 de enero de 2016, mientras que las FARC fueron más allá y hablaron del 16 de diciembre para que los colombianos puedan celebrar una navidad en paz.

Aún así, ni las FARC ni el Gobierno han dado nada por concluido, incluso han aflorado diferencias, especialmente en lo relativo a la Jurisdicción Especial para la Paz.

Para acelerar, el presidente envió en noviembre a La Habana a su hermano Enrique Santos, el mismo emisario que estuvo en las conversaciones secretas previas al inicio de las conversaciones de La Habana.

Allí se reunió con “Timochenko” y propuso enclaustrar a los negociadores en una especie de “cónclave” hasta lograr un acuerdo.

El encierro fue del 18 de noviembre al 3 de diciembre para, en palabras de Humberto de la Calle, “cerrar un oscuro y doloroso capítulo de nuestra historia”.

Fuente: EFE

0 183
La orden apareció en un mensaje enviado por el líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), principal y más antiguo grupo rebelde del país

El jefe máximo de las FARC, Rodrigo Londoño Echeverri, alias ‘Timocheko’, ordenó a las estructuras de esa guerrilla comunista “suspender” la instrucción militar para abocarse a la “formación política y cultural”, en medio de un avanzado proceso de paz para terminar medio siglo de conflicto en Colombia.

La orden aparece en un mensaje enviado el miércoles en la noche por el líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), principal y más antiguo grupo rebelde del país, en su cuenta en Twitter y con copia al presidente Juan Manuel Santos.

“@JuanManSantos Ordené a estructuras de #FARC-EP suspender cursos militares y dedicarse a la formación política y cultural #VamosPorLapaz”, escribió ‘Timochenko’.

.@JuanManSantos Ordené a estructuras de #FARC-EP suspender cursos militares y dedicarse a la formación política y cultural #VamosPorLapaz

— Timoleón Jiménez (@Timochenko_FARC) octubre 1, 2015

En la cuenta @Timochenko_FARC, que el jefe rebelde no usaba desde el 4 de noviembre de 2012, 15 días antes de iniciarse enCuba los diálogos de paz con el gobierno de Santos, ‘Timochenko’ se presenta como “continuador del legado de Jacobo Arenas, Manuel Marulanda y Alfonso Cano” y señala que “en la #Paz nos encontramos todos”.

En Twitter, Timoleón Jiménez, de 56 años y en la clandestinidad en las “montañas de Colombia”, incluye una foto suya tomada la semana pasada en La Habana, cuando tuvo un histórico encuentro con Santos para anunciar la firma de un crucial pacto de justicia y un plazo de seis meses para sellar la paz con un acuerdo definitivo.

Como foto de portada, el guerrillero, que tiene 13,1 millones de seguidores en Twitter, eligió la imagen del apretón de manos con Santos, un hito en el proceso de paz que se desarrolla en Cuba.

El tuit de Timochenko aparece un día después de que en una entrevista difundida por la cadena Telesur, el jefe guerrillero dijera que las armas no son su objetivo para resolver los problemas de Colombia.

“Ya no le estoy dedicando tiempo a la guerra”, dijo en diálogo con la exsenadora colombiana y militante de izquierda Piedad Córdoba, a quien subrayó que quiere la paz para Colombia “lo más pronto posible”.

El gobierno de Santos y las FARC, surgidas de una insurrección campesina en 1964 y con unos 7.000 combatientes según cifras oficiales, buscan acabar con un enfrentamiento interno que desangra a Colombia desde hace más de cinco décadas.

El conflicto armado, en el que han participado guerrillas, paramilitares y agentes del Estado, ha dejado al menos 220.000 muertos y unos seis millones de desplazados, según cifras oficiales.

Fuente: El Nacional

0 282

 El máximo jefe de las FARC, Rodrigo Londoño Echeverry, alias “Timochenko”, aseguró este viernes que hay una campaña de desprestigio en contra el Gobierno del presidente colombiano, Juan Manuel Santos, para dañar el proceso de paz, al tiempo que insistió en la necesidad de un cese bilateral del fuego.

“Sin desconocer sus indecisiones, incoherencias y desaciertos, es evidente que hay una campaña de desprestigio contra el gobierno de Santos dirigida a debilitarlo y obligarlo a romper el proceso de paz“, manifestó “Timochenko” en un comunicado fechado en las montañas de Colombia.

El líder guerrillero dijo además que “la extrema derecha, con amplio eco en la gran prensa (…) disparó con todo su furor contra los avances alcanzados” en los diálogos en Cuba, que comenzaron en noviembre de 2012.

“Timochenko” destacó que el desarrollo del proceso de paz, así como “los reiterados gestos” de parte de esa guerrilla “hicieron evidente para todos que había que bajarle intensidad a la confrontación” y por eso reiteró el pedido de un cese el fuego bilateral para evitar acciones armadas que comprometan la negociación.

“Si realmente queremos que ésto marche hacia el éxito, debiéramos considerar con toda seriedad la posibilidad de pactar un armisticio, una tregua o un cese bilateral de fuegos, como se quiera llamarlo”, añadió.

Fuente: EFE