La sequía ha tornado “crítica” la crisis eléctrica y de suministro de agua potable en Venezuela, lo que se agrava con “sabotajes” que dejan once electrocutados, tres de ellos entre el sábado y hoy, dijo el ministro de Electricidad, Luis Motta.

 

MOTTA-DONMINGUEZ-CORPOELEC

“¿Tenemos una situación crítica? La tenemos, pero el Gobierno del presidente Nicolás Maduro está trabajando fuertemente” para minimizar los efectos del fenómeno climático El Niño, causante de la desaparición de las lluvias en Venezuela y de su multiplicación en otras zonas del continente, dijo Motta en una rueda de prensa.

Sobre los sabotajes, el ministro los atribuyó a un “plan premeditado” para provocar malestar ciudadano contra el Gobierno.

Los tres electrocutados en los últimos tres días, todos por manipular cables del tendido eléctrico, “entre ellos el ciudadano colombiano Luis González González”, precisó, “están vinculados” al inicio, el sábado pasado, de una campaña opositora en demanda de la renuncia de Maduro.

La Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que aglutina a la mayoría de los partidos de la oposición a Maduro, activó de manera paralela a su demanda de renuncia del jefe de Estado otras opciones con la finalidad de adelantar constitucionalmente el fin de su mandato presidencial antes de que concluya el año.

Las ocho muertes previas, asimismo personas que murieron electrocutadas cuando manipulaban el tendido eléctrico, antecedieron, destacó el ministro, a las elecciones legislativas que el 6 de diciembre pasado dieron a la MUD la mayoría de los escaños parlamentarios.

“Después del 6 de diciembre cesaron los ataques, no hubo más fallecidos“, añadió Motta e informó de dos personas detenidas “in fraganti” este fin de semana, que resultaron con quemaduras en las manos cuando asimismo efectuaban cortes de cableado eléctrico.

Estas personas, advirtió, afrontarán juicios penales por delitos castigados con sentencias de entre 10 y 25 años de cárcel.

El ministro se felicitó de que “la gran mayoría de los venezolanos ha entendido que la situación no está fácil” y ha atendido los llamados de las autoridades a reducir tanto el consumo de agua potable como de energía eléctrica.

El promedio del consumo eléctrico venezolano es de 15.500 megavatios por hora y “en hora pico es hoy de 14.834 megavatios”, lo que evidencia un “consumo eficiente”, destacó.

También alabó planes oficiales para aumentar la generación termoeléctrica y disminuir la dependencia de las hidroeléctricas, y recortes de horarios de trabajo para mermar al menos en un 30 % el consumo de energía en las oficinas públicas.

Desde el sábado 19 de marzo y hasta el domingo 27 de marzo “se ejecutará un plan especial de ahorro eléctrico y de agua” con la ampliación de los días de asueto por el festivo de Semana Santa a los funcionarios públicos, anunció a su vez Maduro el pasado sábado.

Es decir, precisó, el asueto será durante toda la semana y no solo por Jueves Santo y Viernes Santo, tradicionalmente días festivos en Venezuela.

Las predicciones climáticas apuntan a que una vez transcurrido el período de sequía, a partir de julio llegarán las lluvias a Venezuela y se prevé que serán torrenciales.

Fuente: EFE